Copiando el Diseño

Actualizado: may 23

En los últimos días he descubierto que sé mucho menos sobre diseño gráfico de lo que me imaginaba. Para empezar, he tenido que buscar y leer un montón de información sobre el tema de los colores, sólo para lograr una buena impresión. En mi ignorancia, pensé que bastaba con tener una buena imágen para conseguir una buena copia; pero en su lugar obtuve una reproducción opaca y descolorida de un original luminoso y lleno de vida.


Para saber cómo se relaciona mi terrible suerte de principiante en la artes gráficas con el estudio bíblico de hoy, te invito a encontrar el capítulo 8 del libro de Levítico. En este pasaje leemos acerca de la consagración de los sacerdotes y del Tabernáculo de Reunión. Para comprender mejor este pasaje, podemos remitirnos al libro de Exodo, donde encontramos un relato paralelo a este.


Comencemos leyendo Levítico 8:1-5:

El SEÑOR le dijo a Moisés: «Trae a Aarón y a sus hijos con la ropa sacerdotal, el aceite de consagrar, el ternero del sacrificio por el pecado, los dos carneros y la canasta del pan sin levadura, y reúne a toda la comunidad a la entrada de la carpa del encuentro».

Moisés hizo lo que el SEÑOR le había mandado y la gente se reunió a la entrada de la carpa del encuentro. Luego Moisés le dijo a toda la comunidad: «Esto es lo que el SEÑOR ordenó hacer».

Cuál era la importancia de este día para el pueblo de Israel? En primer lugar, debemos recordar que cada detalle en la construcción y decoración del Tabernáculo reflejaba las instrucciones específicas dadas por Dios a Moisés. El autor del libro de Hebreos nos recuerda que Moisés no sólo escuchó a Dios acerca de cómo debía disponer cada cosa, sino que vió el modelo celestial del Tabernáculo (Exodo 25.9 y 40; 26.30 y 27.8). Leamos Hechos 7.44: Tuvieron nuestros padres el tabernáculo del testimonio en el desierto, como había ordenado Dios cuando dijo a Moisés que lo hiciese conforme al modelo que había visto.

Qué significa que Moisés pudo ver el Tabernáculo antes de construirlo?


El autor de Hebreos nos da una pista muy importante cuando dice que el Tabernáculo y todo cuanto tenía lugar allí era simplemente figura y sombra de las cosas celestiales (Hebreos 8.5). Realmente cabe la posibilidad de que Moisés haya estado en la misma presencia de Dios y observado lo que hay allí, es decir, el Tabernáculo celestial, pues aún los líderes del pueblo que estaban con él experimentaron algo realmente sobrenatural en el monte, donde entendemos que vieron a Cristo y comieron con él (Exodo 24.9-18).

La palabra griega para figura aquí puede traducirse como tipo, ejemplo, señal, representación o copia. A su vez la palabra sombra designa una imágen imperfecta y poco detallada, apenas una silueta. La idea que debemos tener del Tabernáculo y de todo el sistema que lo rodeaba, es que no se trataba de una copia exacta del trono de Dios (lo que es evidente), sino de una representación humana y a grandes rasgos de él, que a su vez prefiguraba o anunciaba lo que tendría lugar más tarde, en la presencia del Dios Altísimo, adonde Jesús entró en su papel de Sumo Sacerdote para entregarse a sí mismo como sacrificio por nuestros pecados.

Quizá te preguntarás: Si tenemos toda la revelación de Cristo, para qué necesitamos volver a estudiar aquello que fue sólo figura y sombra de lo celestial? Creo que la respuesta se encuentra en la propia pregunta:

1. Al estudiar lo que pasaba en el Tabernáculo terrenal, podemos comprender mejor lo que sucedió en la esfera espiritual y lo que sigue sucediendo allí.

2. Entender la simbología del AT nos permite discernir mejor la profecía bíblica. Por ejemplo: Teniendo en mente esta imágen de un Tabernáculo celestial, cómo cambia nuestro entendimiento del libro de Apocalipsis donde el Apóstol Juan recibe poderosas visiones sobre el cielo, el trono de Dios, y el futuro del mundo?

3. Por último, creo que el comprender estas cosas nos ayuda a mantener viva esperanza y la espectativa del cielo. El Apóstol Pablo escribe a los Corintios:

Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.
Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.
Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.
(1 Co 13.9-12)

No importa cuánto conocimiento o revelación tengamos ahora, aún estamos viendo oscuramente y a través de un espejo. La imágen que obtenemos sólo es un reflejo de la realidad. De la misma forma, el pueblo de Israel estaba viendo un reflejo, una especie de maqueta de las cosas celestiales. Tanto ellos como nosotros esperamos el momento en el que podremos ver cara a cara lo que hay más allá de nuestro entendimiento, algo que Pablo llama lo perfecto y que nos aguarda en un mejor tiempo hacia adelante. #tabernáculo #esperanzaeterna #tronodedios #diseñodivino #levitico8

  • Estudio Bíblico

    Visita nuestro plan para leer la Biblia siguiendo un orden cronológico.  Ampliamos los temas más sobresalientes de la semana.

  • Inspiración Diaria

    Temas variados, breves y refrescantes que te ayudarán a crecer en la vida cristiana. Lee, comenta y comparte en cualquier momento.

  • Escúchanos

    Vivimos en una era veloz y muchos de nosotros luchamos con agendas apretadas. Pescadito te ayudará a escuchar Palabra de Dios mientras realizas tus labores. 

  • Video Reflexiones

    La versión audiovisual que pronto estará disponible aquí. Comparto los mejores videos y audios de terceros para que puedas disfrutarlos también.