Levítico, qué es eso?

Updated: Aug 1, 2019

Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.
Juan 5:39

A los primeros cinco libros de la Biblia se les ha llamado Pentateuco, que significa cinco volúmenes: Génesis, Exodo, Levítico, Números y Deuteronómio. Es importante señalar que originalmente se trataba de un único rollo, al que se hace referencia en el resto de la Biblia como El Libro de la Ley o simplemente La Ley, y que posteriormente fue dividido en cinco al traducirse del hebreo al griego antiguo.


La tradición judeo-cristiana atribuye su autoría a Moisés de acuerdo con numerosas referencias internas y externas al texto. Sabemos que este llevaba un registro escrito y detallado según la instrucción divina. Algunos detalles, como el relato sobre la muerte de Moisés y aclaraciones de índole geográfica, fueron añadidos posteriormente y se atribuyen al escriba Esdras.



Este Libro de la Ley constituyó la base religiosa y cultural para la formación del pueblo de Israel luego de su liberación de la esclavitud en Egipto, y se encontraba estrechamente ligado a la vida cotidiana, las leyes y costumbres de la hebreos. En cuanto a nosotros, podemos decir que el Pentateuco es la columna vertebral del Antiguo Testamento y su lectura es esencial para comprender la revelación divina en su totalidad.


Levítico es el nombre dado a la tercera porción del rollo de la Ley, nombre que significa relacionado a los levitas. Los levitas o descendientes de la tribu de Leví, fueron designados por Dios para servir en el Tabernáculo juntamente con la familia sacerdotal de Aarón. Este libro abarca las leyes y regulaciones para la adoración, así como la ley moral y ceremonial dada al pueblo de Israel durante su estadía en el Monte Sinaí (aproximadamente un año).


Uno de los temas sobresalientes del libro es la santidad. Ya que el pueblo de Israel fue llamado a adorar a un Dios perfectamente santo, se requiere de él que sea a su vez un pueblo santo, es decir, enteramente separado del pecado y apartado para su servicio. La santidad espiritual es a menudo simbolizada mediante la perfección en lo físico, lo que se refleja en frecuentes mandatos acerca de la purificación ritual. También se resalta una segunda premisa fundamental: el acceso a Dios únicamente a través de la sangre.


Si no estás familiarizado con el Antiguo Testamento, es posible que todo esto te resulte demasiado místico y poco práctico. Ya te imaginarás que como cristianos no judíos del siglo XXI no estamos supuestos a vivir de acuerdo con la ley ritual y ceremonial dada por Dios al pueblo israelita en una época lejana y en circunstancias muy específicas; sin embargo, te aseguro que este libro está lleno de simbolismo y principios eternos que son plenamente relevantes hoy en día. Pudiéramos decir que Levítico es una especie de mapa del tesoro donde hallaremos valiosas pistas que nos servirán para interpretar el resto de la Biblia y comprender las doctrinas fundamentales de nuestra fe.


En fin, realicemos juntos este recorrido ameno y a la vez desafiante por uno de los libros menos conocidos de toda la Biblia!